Planificador de Viajes

 

Itinerario

Tomar por el puente de la Estación y recorriendo el Paseo Martín Mendía, llegaremos a lo que constituye la imagen por excelencia de Balmaseda, su Puente Viejo o de la Muza, construido en el siglo XII, y que era paso obligado en el antiguo camino de Castilla.

El Puente Viejo desemboca en el Barrio de San Lorenzo, zona en la que se asentaba el antiguo barrio judío de Balmaseda. Los judíos habitaron en la villa hasta 1486, año en el que fueron expulsados.

A continuación nos dirigimos al Conjunto monumental de Santa Clara. Actualmente esta restaurado, y el convento alberga el Hotel San Roque. La iglesia de Santa Clara que esta adosada al convento, así como la antigua Preceptoria, han sido convertidas en Sala de Exposiciones.

Retomamos el camino hacia la calle Bajera o Martín Mendia, donde encontramos la Iglesia San Juan del Moral, fundada en el siglo XV. En la actualidad, cerrada al culto desde hace décadas, es el Museo histórico de Balmaseda.

Un poco mas adelante, a la izquierda se encuentra el Palacio de Horcasitas, ahora denominado Buniel. Es del siglo XVIII, y fue la antigua Aduana Real de la villa hasta 1841.

Continuando por la misma calle Bajera, tomamos el siguiente cantón a la izquierda hasta la calle Correría, donde encontramos el Palacio de Urrutia.

Descendemos por la calle Correría hasta llegar a la Plaza de San Severino, la más importante de la villa donde destaca la Iglesia de San Severino.

Junto a la iglesia se encuentra el Ayuntamiento o Casa Consistorial, en el que destacan su fachada y los soportales, con un amplio pórtico de columnas, que por su parecido con algunas obras mudéjares es conocido como "La Mezquita".

Presidiendo la Plaza de San Severino está la estatua de D. Martín Mendia, hijo ilustre de la Villa. Desde aquí podemos proseguir por la calle Correría para descubrir todos los rincones del Casco Histórico de la Villa.